Sobre nosotros

Katankura significa piedra con agujero (Mapudungun), éstas piedras se encontraron en la zona de Ñuble.

La tierra de esta región tiene un privilegiado clima mediterraneo. Por las características mencionadas, sumado a las aguas cordilleranas de los ríos Ñuble y Cato, surge la ilusión que cultivo de trufas negras en Chile era posible.

La trufa negra es ícono de la alta gastronomía por ser escasa, entregar un sabor y aroma intenso e incomparable que conjuga las propiedades de la tierra, la vegetación, el agua y el clima de su habitat.

El siglo XXI trajo el desafío de hacerla surgir fuera de Europa. La provincia de Ñuble en el sur de Chile, tierra bendecida por la naturaleza, es hoy la cuna de nuestra trufa negra.

Hace 3.000 años, nativos de la precordillera de Los Andes por motivos de su cultura y cosmovisión, elaboraron piedras horadadas: Katankura.

Por esta razón, mantenemos la narración, magnificamos su nombre con la alta gastronomia y asi continuamos con la historia de ésta tierra.